lunes, 8 de abril de 2013

La casa de los mil pasillos (Diana Wynne Jones)





Título: La casa de los mil pasillos.
Autor: Diana Wynne Jones.
Páginas: 328.
Género: Juvenil / Fantasía.
Trilogía: Howl #03 de 03.

Hola viajeros del tiempo!

Por fin puedo sacar un ratillo para seguir comentando libros, entre la semana santa y la reincorporación al trabajo después de estar de baja tenía esto muy dejado.

Hoy os traigo el último libro de la saga de Howl, llamado "La casa de los mil pasillos". En este libro ocurre como con "El castillo en el aire", es una continuación, que bien pudiera haber sido un libro independiente.

En esta ocasión los personajes ya conocidos aparecen antes y tienen un poco más de peso en la trama que en el libro anterior.

En este caso la historia es un poco más relajada, más costumbrista. Aunque los libros anteriores ya compartían estas características. El funcionamiento de la casa es a la vez enigma y personaje principal del libro. Pero no es el único enigma, ¡ni mucho menos!


Sipnosis:
La vida de la joven Charmain Baker es, esencialmente, respetable. Sus días transcurren con una tranquilidad que sólo se ve alterada por las aventuras de los libros de los que apenas saca la nariz. Y entonces, un día, su tía Sempronia le anuncia que ha de ir a cuidar la casa de su tío (un tal William que, por lo visto, es mago) mientras él está fuera. Charmain, emocionada por hallarse al fin ante «su propia aventura», parte de inmediato. Pero cuando llega a la casa, se topa con un laberinto de habitaciones extrañas a las que se accede según unas instrucciones mágicas muy precisas. Hay elfos, jardineros de color azul, comidas que se sirven solas, libros de hechizos para aprender a volar y, en resumen, todo lo que puede haber en la casa de un mago. Pero también hay pilas y pilas de platos sucios (y lavarlos no es, esencialmente, respetable), encantamientos que salen mal y un joven aprendiz de carácter despistado que afirma venir en busca del mago William.

En resumen, algo para lo que ningún libro le había preparado.

En esta aventura acompañamos a Charmain, una jovencita que no hace nada más que comer y leer; y que fuera de eso no sabe hacer nada más. El problema viene cuando tiene que ir a casa de su tío Wiliam, un mago que tiene problemas de salud. El caso es que su tío le deja al cuidado de todo mientras el va a recuperarse. Y no tiene tiempo de explicarle nada. Ni siquiera de los cuidados de Waif, el perro de su tío.

Charmain se encuentra de repente sola en una casa con un par de habitaciones, pero como toda buena casa de mago que se precie tiene sus secretos. En este caso se trata de una casa con infinidad de pasillos y habitaciones "ocultos".

Charmain se las ve y se las desea para hacer las cosas más sencillas, cono lavar la ropa o hacer el desayuno. Ya que aunque no tiene ni idea, al ser la casa de un mago - además - está llena de encantamientos y cosas extrañas.

Al poco tiempo aparece un joven llamado Peter, un joven aprendiz de mago que hará lo posible y lo imposible porque Charmain deje de holgazanear y ayude en las tareas de la casa y no se pase todo el tiempo metida entre libros. A la vez que intenta proseguir con sus estudios de magia, ya que los conjuros siempre le salen mal.

Animada por el cambio de vida tan repentino, de estar en su casa con su madre no dejándola hacer nada a tener toda la libertad del mundo, y también un poco deprimida porque no hay nada que le salga bien Charmain toma la resolución de ofrecer su ayuda en lo único para lo que tiene talento: los libros. Escribe una carta al rey ofreciendo su ayuda como bibliotecaria, ya que ha oído que en palacio están catalogando y archivando libros y documentos antiguos.

Así contado no parece que la historia tenga mucha miga, pero siendo una historia de Diana Wynne Jones, al final todas las piezas cuadran y nos encontramos con una trama muy compleja que ha sido elaborada a través de detalles cotidianos.

En este caso, aunque el personaje de Charmain no "cae" tan bien (sobre todo al principio) como Shopie o Abdhullah, encontramos que es el personaje que mejor evoluciona dentro de la historia. También nos hace partícipes de la dualidad del personaje que por una parte sólo quiere hacer los que la apetece y por otro lado quiere ser útil y hacer algo bien.

El final como siempre deja un muy buen sabor de boca, pero en esta ocasión el saber que no hay más historias de Howl hace que el regusto sea agridulce.

En fin, si os gustaron los libros anteriores éste también os va a gustar.
Recomendado para la gente a la que le gusten los cuentos y ver "un poco más allá".

Un saludo y gracias por leerme!